Ruta tras las huellas de Goya en Zaragoza

Monumento a Goya en Zaragoza Monumento a Goya en la plaza del Pilar de Zaragoza | © Javier García Blanco

El pasado 30 de marzo se cumplieron 275 años del nacimiento de Francisco de Goya, en la pequeña localidad de Fuendetodos. Así que, aprovechando la efeméride y los actos especiales programados para celebrarla, es el momento perfecto para una escapada a la provincia de Zaragoza y recorrer los lugares en los que el maño más universal inició su carrera artística, y donde todavía es posible contemplar la huella de sus habilidosos pinceles.

La primera parada de la ruta es, por fuerza, Fuendetodos –a 44 km de la capital aragonesa–, donde se puede visitar la casa natal del artista. También sigue en pie la iglesia de la Asunción, en la que fue bautizado. En la localidad podemos ver también el Museo del Grabado, que muestra al visitante las cuatro grandes series de grabados del artista: Los Caprichos, Los Desastres de la Guerra, La Tauromaquia y Los Disparates.

Nevero en Fuendetodos
Antiguo “nevero” en Fuendetodos, pueblo natal del artista | © Javier García Blanco

El artista maño inició su aprendizaje en los talleres de José Luzán y Francisco Bayeu, y más tarde completó su formación con un decisivo viaje a Italia. Fruto de aquellos primeros años son algunas obras tempranas que todavía pueden contemplarse. La primera de ellas se encuentra en Alagón, a unos 20 km de Zaragoza, en cuya Casa de Cultura –antiguo Colegio de Jesuitas– se descubrió en 1986 una pintura de Goya con el tema de la Exaltación del Nombre de Jesús, realizada hacia 1765.

Un año más tarde volvió a mostrar su talento en la iglesia de San Juan el Real de Calatayud, donde decoró las pechinas del templo con unas brillantes pinturas de los Santos Padres de la Iglesia, un tema que repitió poco después en la ermita de la Virgen de la Fuente de Muel (a 30 km de Zaragoza) y en la iglesia de San Juan Bautista de Remolinos, también muy cerca de la capital.

Nuestra Señora de la Fuente de Muel
Ermita de Nuestra Señora de la Fuente de Muel | © Javier García Blanco

Precisamente hasta Zaragoza tenemos que desplazarnos ahora para continuar con la ruta goyesca. La primera parada hay que hacerla en la Cartuja del Aula Dei, un monasterio ubicado en el barrio rural de Peñaflor. Aunque constituye un importante legado arquitectónico, lo más sobresaliente del cenobio son las pinturas murales que Goya realizó en su iglesia en torno a 1774, cuando tenía 28 años.

En total ejecutó once pinturas al óleo, de las que hoy se conservan siete, y que representan escenas de la vida de la Virgen y el niño Jesús. La Cartuja del Aula Dei puede visitarse los sábados por la mañana durante una visita guiada que también muestra otros tesoros del recinto monástico, como su claustro o su jardín.

Iglesia de la Cartuja del Aula Dei, con pinturas de Goya
Iglesia de la Cartuja del Aula Dei, con pinturas de Goya | Crédito: Francis Raher – Wikimedia Commons

Ya en el centro de la ciudad, otro de los hitos imprescindibles es el Museo Goya, muy cerca de la plaza del Pilar. Esta pinacoteca de la Fundación Ibercaja expone catorce lienzos firmados por el pintor, además de un dibujo y las series completas de sus grabados, así como una selección de pinturas de artistas contemporáneos del maestro.

La colección del Museo de Zaragoza no es menos interesante: además de varios lienzos de sus maestros, Luzán y Bayeu, el museo expone varias pinturas de su etapa de formación, además de magníficos retratos realizados en la Corte.

Pintura de Goya en el Pilar
Pintura de Goya en el Pilar | Crédito: Turismo de Aragón

La última sorpresa nos espera en la basílica del Pilar, icono de la ciudad. En su interior, dos obras del genio: una pintura con la Adoración del nombre de Dios para el coreto de la Virgen, y la decoración de la cúpula Regina Martyrum. Esta última, de estilo abocetado, anticipaba ya el talento de un genio que hoy se considera el primer artista moderno.

Basílica de El Pilar en Zaragoza
La basílica del Pilar al atardecer | © Javier García Blanco

* UN AÑO LLENO DE ACTIVIDADES

Con motivo del 275 aniversario, la Diputación de Zaragoza y el Gobierno de Aragón han elaborado un programa especial que incluye exposiciones y otras actividades especiales, como conciertos, espectáculos de danza y obras de teatro de temática goyesca.

Durante este “Año Goya” se llevarán a cabo un total de 12 exposiciones temporales. Una de ellas estará dedicada a las célebres “pinturas negras” del artista, con una muestra a partir de octubre en el IAACC Pablo Serrano en la que se proyectarán imágenes en alta resolución.

El plato fuerte, sin embargo, será una gran muestra que tendrá lugar entre diciembre de 2021 y marzo de 2022 en el Museo de Zaragoza: Goya en el Grand Tour.

MÁS INFORMACIÓN: Fundación Goya en Aragón